Planes para no volver a la normalidad

f87e8996-8bcf-4b98-a75b-a35370b56d2a

En estos días extraños que vivimos, se ha extendido la idea de que la crisis del COVID-19 podría comportar algo positivo para la sociedad: la evidente reducción de emisiones que los territorios están experimentando debido al confinamiento. 

Son muchos los medios que se han hecho eco de datos como estos: «Según la NASA, los niveles del dióxido de nitrógeno en el este y el centro de China han sido entre un 10% y un 30% más bajos de lo normal». «Desde el 9 de marzo, los niveles de NO₂ en Milán y otras partes del norte de Italia han disminuido en aproximadamente un 40%, probablemente a causa del parón industrial y de la reducción del tráfico, que representa la mayor parte de las emisiones de dióxido de nitrógeno en Europa». 

Sin embargo, el economista y director de la Agencia Internacional de la Energía, Fatih Birol, se muestra escéptico respecto a la alegría que estos datos despiertan en una entrevista para eldiario.es. En primer lugar, porque esta reducción está dolorosamente ligada a la enfermedad y a la muerte de personas y al colapso del sistema y, en segundo lugar, porque, por el momento, nada indica que estos datos vayan a mantenerse tras la crisis, más bien al contrario.

Otra idea que circula en estos días extraños que vivimos es la de que «no volveremos a la normalidad, porque la normalidad era el problema». Birol subraya en la citada entrevista que la recuperación se presenta como una oportunidad única para la implantación de medidas de transición ecológica, precisamente porque muchas industrias necesitarán de la ayuda gubernamental para poder recuperarse. Es, por tanto, el momento de plantarse y de exigir actuaciones y políticas empresariales que incluyan el respeto al planeta en su agenda de prioridades. Es el momento de que las empresas reflexionen y elaboren planes para el futuro más inmediato, introduciendo los ODS en su día a día y asumiendo la Agenda 2030 como propia.

Y es que esta exigencia no proviene solo de los expertos, sino de los propios consumidores. Ya decíamos que, según el Estudio Forética 2015, «Ciudadano consciente, empresas sostenibles», «12 millones de personas en España se “muestran receptivos con las entidades con programas de responsabilidad social empresarial”. Es más, 6 de cada 10 consumidores consultados declaraban que “ante productos de similares características, comprarían siempre el más responsable, aunque fuera más caro”. Y al contrario también sucede, el 44% admitía haber dejado de comprar algún producto por considerarlo no respetuoso con el medio ambiente o la sociedad».  No parece descabellado pensar que, tras la crisis por la pandemia, esta tendencia no deje de ir en aumento.

Por tanto, es necesario que la sociedad en su conjunto aprecie y sostenga el viraje de las empresas hacia la sostenibilidad, y que éste se dé de un modo integral en todos los procesos de la cadena de valor. Porque la sostenibilidad no puede convertirse en un lujo. No puede ser el telón de fondo de una sociedad atareada en resolver cuestiones que siempre se antojan más importantes. Y tampoco puede ser una herramienta publicitaria más. La conciencia medioambiental es un valor, y como tal debe ser la premisa en la toma de decisiones.

Es el momento de actuar. Es el momento de cambiar la normalidad y abrazar el futuro. Es el momento de pensar el futuro como presente. La Agenda 2030 no puede caer en el olvido tras esta tormenta, porque entonces nunca llegará la calma. En estas semanas hemos asistido a infinidad de renovaciones de empresas, que han cambiado desde su modo de trabajar hasta su producción en cuestión de días. El cambio es posible, solo se necesita voluntad y las herramientas necesarias. Lo primero nace en nuestro interior. Con lo segundo, podemos ayudarte. Porque otra forma de comunicar y crear es posible.

Esperamos que nuestro compromiso te motive y nuestra forma de trabajar te inspire en el camino hacia un nuevo desarrollo #SOStenible. Con el fin de mejorar nuestro alrededor, en Wi Rebel diseñamos e implementamos procesos #SOStenibles e #INclusivos en todas las fases de la comunicación y la creación, con la implementación de herramientas Green Filming, que maximizan la utilización de recursos naturales y fomentan la economía circular, reduciendo así la huella de carbono que genera la industria audiovisual.

¿Quieres saber cómo lo hacemos?, contáctanos.


Wi Rebel

Artículos recomendados