¿Y si abrimos la jaula?